EN DIFERIDO. “Criadas y Señoras” (THE HELP)

Esta historia nació para ser leída y fue creada por Kathryn Stockett. Nunca se supo con certeza si el contenido de la novela “The Help” era de carácter biográfico pese a que la autora lo negó (querellas de por medio incluidas).

Independientemente de eso, un muy buen amigo de Kathryn Stockett, decidió llevarla a cine. Tate Taylor, nacido en Jackson (Mississipi) se propuso plasmar en imágenes lo que su amiga había logrado con palabras. Y acertó. De pleno.

Si has leido “Criadas y Señoras”, habrás pasado por el fantástico proceso creativo en el que das cara, cuerpo y escenario a los personajes. Después de disfrutar leyendo el libro, de haberme compuesto una imagen de Skeeter, de su madre y sus excesivos formalismos, de Hilly y su desquiciante maldad, de Aibileen y su grandeza o de Minny Jackson con su desacuerdo para con el mundo, me planto frente a la pantalla y encuentro eso. Todo lo que había imaginado.

Obviamente una película, por bien dirigida que esté o pese a poseer un fantástico guión y lograr una interpretación coral femenina como la de Criadas y Señoras, quedará coja frente al libro. Pero vamos a la película y olvidemos el libro.

EL punto fuerte del film para mi es Viola Davis (Antwone Fisher, Solaris, Eat, Pray, Love). Su Aibileen Clark aplasta el concepto de amargura y crea un híbrido de dignidad, dolor, sumisión e inteligencia a partes iguales. Desde luego que antes que Viola existió Aibileen, pero Aibileen no podría haber sido interpretada mejor. Y la nominación al Oscar de Viola Davis pasó de manera fugaz ante el torpedo Meryl Streep y su The Iron Lady. Pero qué es un Oscar frente a una impecable puesta en escena. Me quedo por supuesto con lo segundo (sin desmerecer en ningún momento la interpretación de la Streep).

Quién sí vio premiada su elocuencia y chispeante interpretación fue Octavia Spencer (Coach Carter, Uggly Betty) como actriz de reparto. Otro huracán que arrasa en sus planos y sentencia en sus secuencias.

Emma Stone (Crazy, Stupid, Love, The Amazing Spider-Man) como Skeeter promete y mucho además. Una pecosa atractiva cuyo rostro puede producir muchos registros. En este caso lo desarrolla con acierto. Joven valiente, inconformista y con principios.

También me cautiva la arrogancia de Hilly Hoolbrook (Bryce Dallas Howard; sí, es la hija de Ron Howard). De M. Night Shyamalan  (Lady in the water, The Village) a Criadas y Señoras hay algo que cambia. Que un rostro tan candoroso puede ser capaz de ganar en belleza y maldad por igual en una oportunidad como esta, la de ser la Hilly despota, manipuladora y rencorosa que Kathryn Stockett inventó (tal vez sí existió).

Y si el argumento gira en torno a la rebelión pacífica, hecha con palabras y no con la fuerza, de mujeres negras en el Mississipi de los sesenta, la grandeza del personaje de Aibileen queda resumida en una frase que regala a su niñita blanca cada día ( a sabiendas de que en un futuro será menospreciada por ella), “Tú eres buena, tú eres grande, tú eres importante”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s