La vida de Pi. Un poema a la fuerza humana

La_vida_de_Pi-316210173-large

Por una invitación acabé viendo ayer La vida de Pi. No era un título que despertara en mi ni curiosidad, ni ansias ni nada de nada. Reitero, fui por compartir la compañía de una buena persona y me encontré con otra buena persona, Pi.

No se cómo analizar esta película ni tampoco la historia que narra. Si hubiese tenido la referencia del libro “La vida de Pi” (Yann Martel) habría estado preparada para este torbellino silencioso. Para un espectáculo visual, estético, conceptual e intimista que nunca había visto.

Cuando amas el cine, cuando hablas de cine y cuando escribes sobre cierto tipo de cine, acostumbras tu mente y tu percepción a ciertos cánones o estereotipos. Son esquemas que te ayudan a comprender temáticas burdas, complicadas o sensibleras. Hay de todo.

Pero de pronto, y a bocajarro, te topas con este precioso relato. Mychael Danna y su envolvente banda sonora te susurra notas sobre  el mundo de Pi. Claudio Miranda y  su fotografía, relajan tu retina hasta equilibrarla con tus oídos y entonces decides dejarte llevar. Aún no se  nada de la historia pero le doy el beneficio de la duda, porque pese a ser incrédula soy condescendiente y esta entrada dulce, sutil, tierna y elegante lo merece. Ang Lee lo merece.

Y conozco a Pi. Un ser entrañable, bueno, curioso y puro.

La-Vida-de-Pi_1501

La historia comienza con un Pi adulto (Irrfan Khan) hablándole a un escritor perdido (Rafe Spall), sin inspiración y sobre todo sin fe, de lo que la vida te puede dar y quitar. Y de cómo afrontar el arte de vivir manteniendo la fe. Le habla de las peculiaridades de cada historia, la suya propia las tiene. Desde su nombre que tantos problemas le da de niño en el colegio y de cómo su ingenio y amor propio subsana ese flanco ridículo pero inmenso para un crío, hasta el entorno en el que crece, un zoológico. La relación con sus padres y su hermano. Y principalmente, su deseo por saber. Siempre preguntando, nunca dando nada por sentado. Su abrazo a  todas las religiones con las que se topa.

Esa es la primera parte de la historia. Pi y sus inquietudes, su necesidad de verdad, su evolución de niño a adolescente. Su inocencia y su fe.

20121120-life-of-pi-02-x306-1353451498Todo cambia cuando su padre decide emigrar a Canadá. Y es entonces cuando en medio del océano Pacífico, su curiosidad y ansia por beberse la vida, le salva de morir ahogado en el naufragio del barco en el que viaja.

Comienza su peregrinaje emocional hasta la última gota de fuerza que alberga su alma y desata toda la fe que ha cultivado desde niño en su interior. Sin dar más datos que la aventura, agonía o ensoñación de compartir deriva con un tigre de bengala, sufres y disfrutas con un Pi adolescente (Suraj Sharma) que sobrevive a lo imposible. Momentos de fábula, estética onírica y detalles más allá de lo que posibilita la realidad te plantean el debate interno que también sufre el escritor oyente. ¿Es cierto todo lo que cuenta?. ¿Es posible soportar todo eso y sobrevivir?.

35

Y grandiosa y elocuente la conclusión del Pi adulto. Si finalmente hay dos versiones de lo que pudo haber sucedido, la del tigre de bengala o  la cruda y más realista que le da a los dueños del barco hundido, ¿cuál escoger?. Efectivamente la que más fuerza te da. La que te llena de fe. Eso es la religión y las diferentes variantes de ella que habitan en el mundo. Al final la fe la fabricas tu mismo y tus fuerzas son tus propias interpretaciones de la vida.

surj-sharma-picvid2-pxl2

Ang Lee ha dirigido una de las películas más bonitas que he visto. Atemporal, genuina y que no olvidaré. Es densa en mensaje pero espectacular en narración (efectos especiales y un 3D suave y sutil) y a pesar de un metraje largo, he permanecido quieta, alerta, atenta durante 120 minutos. Y disfrutando, si señor.

Y estoy segura de que dentro de un tiempo la volveré a ver. ¿Qué conclusiones obtendré entonces?. Dependerá de cómo enfoque la vida en ese futuro momento.

Anuncios

3 Respuestas a “La vida de Pi. Un poema a la fuerza humana

  1. Pingback: Latino » Blog Archive » La vida de Pi. Un poema a la fuerza humana

  2. Maria, conseguiste con tu crítica, crearme cierta inquietud por la película, así que ayer busque buena compañia para ir a verla. Y salí a cuatro patas….me encantó, me encantó de que manera te adentra la narración en este largo viaje de Pi, impresionante!!! Y sí, yo tambien me encontré con un buen amigo, Pi.
    Ahora ya tengo el libro en mis manos, no tardaré nada en empezar con él.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s