6 razones por las que deberías ver LOVE ACTUALLY en Navidad

love actually (front)

Se acerca el momento. El que muchos adoran y otros tantos temen. La Navidad y todo su contenido emocional, gastronómico y festivo.

Fechas en las que está prohibido sentirse triste, melancólico o algo similar. Pero el valor que le damos a esta celebración conlleva implícito el anhelo por lo que nos falta. A todos, todos, nos falta un ingrediente de la fórmula perfecta e ideal que pretende e impone el receso navideño.

Y que decir de la serie interminable de películas que nos bombardea por estos días. Auténticos bodrios, películas de culto, comedias entrañables o folletines de serie B que asoman por cada una de las cadenas.

Yo siento una especial predilección por Love Actually. Sí, muchos pensarán que menudo pastelón y tras la introducción que he hecho en referencia al fenómeno navideño, no podría haber escogido algo más edulcorado. Pero la he visto y la veré cada vez que el mando a distancia me la ponga frente a mis ojos. Y tengo seis motivos para verla, bueno tal vez más. Pero me ciño a estas seis razones que por muchos años que pasen me emocionarán y arrancarán de estos cada vez más incrédulos ojos, unas lágrimas borrachas de amor.

Allá voy.

  • El amor no correspondido: Mark (Andrew Lincoln) está perdidamente enamorado de Juliet (Keira Knightley). Ella es la esposa de su mejor amigo y en un descuido acaba descubriendo sus sentimientos. No obstante, sin sospecha de traición, porque no la hay, el amor está ahí y Mark no lo puede remediar. La quiere. La respeta. Y así se lo hace saber en una de las escenas más dulces y tiernas que recuerde. Sin avasallar, sin intromisión, sin deslealtad. Cuando un secreto es descubierto, al menos admitirlo con elegancia.
  • El amor que traspasa barreras: Jamie (Colin Firth), escarmentado y dolorido tras una traición por parte de su pareja, se recluye dentro de si mismo y hace ascos a la vida. No espera sin embargo conocer por casualidades de la vida a Aurélia (Lúcia Moniz), una empleada de hogar que sin hablar su idioma, sin poder comunicarse con él, le roba poco a poco el corazón. Y echa abajo el muro que la anterior infidelidad había creado. 
  • El villancico: Quién no ha bailado en alguna fiesta navideña el famoso tema All I want for Christmas is you.  Aquí aparece en forma de espectáculo escolar y cantado por una preciosidad llamada Olivia Olson. En este país estamos más acostumbrados al portal de Belén y sus pastorcillos, pero esta escena refleja de forma bastante real un espectáculo de este “calibre” trasladado a las tierras inglesas. La canción en concreto gana frescura en la voz de esta niña y se aleja del recargado tintineo de Mariah Carey. Momentazo de la peli para facilongas como yo.
  • El final del amor: Momentos como este son inolvidables. Una estupenda Emma Thompson descubre el engaño envuelto en papel de regalo. Me sobrecoge la intimidad desgarradora de la mujer madura, cansada y herida que esconde su llanto en la soledad de su rol. Como madre no puede llorar pero como persona se deshace por la tristeza. Pero a pesar de su angustia, decepción y orgullo herido, una madre es una madre y se seca las lágrimas con fiereza para seguir con la Navidad de sus hijos. Tremendo momento.
  • Hugh Grant: Lo reconozco, siento debilidad por este hombre. Su eterna cara de ironía contenida, sus modales de niño pijo inglés y su descarada actitud sin despeinarse frente a la vida me conquistan. Y con este baile, reconozco que caí rendida a sus pies. No puedo decir más. Tan sólo volver a ver ese meneo de caderas tan torpe como sexy.
  • El espíritu de la Navidad: Concluyo este repaso por las seis razones por las que ver esta película con el final de la misma. Encuentros, abrazos, ausencias, emociones y sobre todo mucho, mucho amor. De eso se trata. Otra cosa es conseguir vivir las fechas con esta intensidad. Aunque como siempre, a pesar de que el cine aumenta al grado de imposible la realidad de la vida, mejor mirarnos en este espejo trucado y dejarnos llevar por las titánicas esperanzas que nos arranca.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s