El Fin del Mundo

the end

Hoy es 21 de diciembre de 2012. La fecha señalada supuestamente por los mayas como el fin del mundo tal y como lo conocemos. De momento, ha pasado ya un rato y aqui no arde nada.

Pero la verdad es que los mayas no son los únicos empeñados en cargarse el planeta. Hollywood ha escenificado en multitud de ocasiones cataclismos de tal magnitud que podríamos considerarlos como el fin del mundo. Es sin duda una de sus temáticas favoritas y con la que mejor se pueden lucir los constantes avances en el campo de los efectos especiales.

No lo vamos a negar, nos encanta fantasear con la posibilidad de que asistamos a la destrucción del mundo. Pensamos en ella pero en el fondo no creemos que nos vaya a tocar. Aquí os traigo unos ejemplos en los que Hollywood ha intentado (o ha conseguido) cargarse el planeta.

Meteoritos y Asteroides

La humanidad siempre ha vivido mirando al cielo, emperrado en saber (y con razón) que hay más allá de nuestro planeta. Que un asteroide se aproxime a la Tierra y amenace con destruirla es algo que a casi todos se nos ha pasado por la cabeza. Al fin y al cabo, es una de las teorías que se manejan para justificar la desaparición de los dinosaurios.

Nuestro “querido” Michael Bay está emperrado en cepillarse el planeta. Si bien, con su saga Transformers lo ha intentado hasta en tres ocasiones (y con una cuarta en camino), con la que estuvo cerca de conseguirlo fue con la película protagonizada por Bruce Willis.

Armageddon tiene argumento facilón, muy facilón y previsible. Un meteorito que se aproxima a la tierra sin manera posible de detenerlo. Evidentemente, los norteamericanos no descansan en su papel de “protectores de la tierra”, así que se inventan un sistema para hacerlo volar por los aires contratando a unos perforadores petrolíferos. Creíble al 100%.

Dentro de esta temática, también tuvimos el mismo año (casualidades, o no), Deep Impact. Con una premisa muy similar a la anterior, en esta ocasión Frodo Bolsón, digo Elijah Wood descubre que un asteroide se dirige a la Tierra. Eso si, en esta ocasión, tienen un plazo más creible que la anterior película, 1 año. El resultado, una floja película que se queda corta en todas sus pretensiones, pero que como entretenimiento ocasional funciona.

Invasión Alienígena

Enlazado con el punto anterior, del espacio no solo pueden venir rocas gigantes. Hollywood tiene la manía de creer que cualquier acercamiento entre la humanidad y una raza alienígena tiene que ser forzosamente hostil. Admitámoslo, nos gusta más pensar que los alienígenas vendrán con ganas de guerra. El hecho de que vengan en son de paz nos parece del todo aburrida. Solo tenemos que ver Contact para desear que nos invadan…

La Guerra de los Mundos es el primer ejemplo de esta temática. Steven Spielberg cogió el clásico de H.G. Wells y lo adaptó a nuestros días. Una raza alienígena invade la Tierra y un hombre, americano por supuesto, que trabaja en el puerto es el encargado de salvar a toda la humanidad.

Independence Day es el primer ejemplo de otro de los directores emperrados en cargarse el planeta, Roland Emmerich. Quedaos con el nombre porque aparecerá más veces por aquí.

El ejemplo más palpable de que sin los americanos estaríamos todos muertos. Independence Day es la exhaltación del americanismo más profundo. Una raza de alienígenas está dispuesta a invadir el planeta y solo el ejercito de los Estados Unidos con El Príncipe de Bel Air Will Smith a la cabeza, es capaz de encontrar la manera de hacerles frente.

Como comentario diré que Independence Day hizo la primera campaña “viral” que vi. Todavía recuerdo al presentador de telediario de turno anunciando la llegada de unas extrañas naves con forma de platillos volantes (cómo no) para situarse en ubicaciones muy específicas del planeta.

Catástrofes Naturales

La Tierra está hasta las narices de los humanos, es un hecho. Así que aprovecha cualquier oportunidad para mostrar su enfado. Hollywood, evidentemente también ha encontrado un filón en ello y gracias a los avances en los CGI (Efectos Especiales generados por Ordenador), estos cataclismos parecen cada vez más reales.

En este punto tenemos a un director que hace doblete. Roland Emmerich ya que cuenta en su filmografía con dos películas de destrucción de la Tierra por causas “naturales”

El Día de Mañana fue su primer intento. La película nos mostraba una glaciación global inminente que formaba parte de una especie de reinicio planetario. En esta ocasión, la catástrofe se produce y lo que hace la película es mostrarnos las penurias de sus protagonistas para tratar de sobrevivir a ella. Una película con la moraleja flotante de que si no cuidamos el planeta, al final este se nos volverá en contra.

Con 2012 lo volvió a intentar. En esta ocasión cogió la profecía maya que casualmente representa el día de hoy y diseñó una película en la que el mundo se terminaba en esa fecha. Con unos efectos muy espectaculares, el planeta poco a poco se dirigía hacia su total destrucción. Un completo desastre ya que en esta ocasión, el ser humano no puede hacer nada en absoluto, simplemente tomar la posición de espectador impotente ante la destrucción de todo lo que le rodea.

Apocalipsis Zombi

Esta está de moda. El hecho de que un virus convierta a toda la humanidad (salvo unos pocos, claro) en zombis nos mola mucho. No hay más que ver la cantidad de propuestas del genero que hemos tenido y que tendremos próximamente (World War Z), para darnos cuenta de que es un recurso que mola.

Existen muchos ejemplos, pero aquí os traigo un par que considero los más representativos.

El primero es Yo Soy Leyenda, la película protagonizada por Will Smith nos presentaba un planeta desolado y habitado por extraños seres parecidos a zombis y en el que solo quedaba una persona con vida (bueno, él y un perro). Un virus había infectado a todo el planeta y el protagonista es el encargado de buscar una cura que pueda revertir los efectos.

El siguiente ejemplo no es una película pero a mi entender, escenifica a la perfección lo que sería un Apocalipsis Zombi. En The Walking Dead, la Tierra se ve asolada por una extraña “enfermedad” que convierte a todo bicho viviente en los conocidos como “walkers”. Seres sin cerebro y constantemente hambrientos. Solo un pequeño grupo de humanos que no se ha convertido buscara respuestas mientras intenta sobrevivir. De todos los  ejemplos que he puesto, creo que es la única que vale la pena.

En fin, espero que mañana también podáis leer este post. Eso querrá decir que los Mayas se habrán equivocado, o que nosotros no hemos sabido nunca interpretar sus señales, cosa que me parece la opción más probable…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s