Disney “desarma” su fábrica de animación tradicional

The Princess and the Frog

En los últimos meses Disney está siendo noticia, más por sus movimientos empresariales e institucionales que por sus películas. Ya hace varios meses de la compra de Lucasfilm y hace pocas semanas nos enterábamos que la compañía de Mickey Mouse echaba el cierre a Lucasarts, uno de los estudios de videojuegos más representativos de las últimas décadas.

Bien, pues después de todos estos movimientos, ha llegado uno que realmente no me esperaba, aunque a poco que me ponga a analizarlo, pues podría verse venir. Disney cierra la rama de la empresa dedicada a la producción de largometrajes de animación tradicional. ¿Como lo ha hecho? Pues despidiendo de una tacada a 150 empleados entre los que se encuentran 9 animadores, podríamos llamarlos “tradicionales”.

La verdad es que viendo la tendencia de los últimos años, la animación tradicional no goza de buena salud. La rápida irrupción de empresas como PIXAR o Dreamworks, dedicadas a la animación generada íntegramente por ordenador han provocado un rápido descenso en la cantidad de producciones tradicionales.

The Princess and the Frog 2

Si nos centramos en el caso de Disney, el último largometraje de ese tipo de animación estrenado en las salas de cine fue el de Tiana y el Sapo (The Princess and the Frog) en el año 2009. Desde entonces, nada de nada.

Atrás quedan tiempos en los que Disney era sinónimo de éxito en ese tipo de largometrajes. Producciones como La Bella y la Bestia (The Beauty and the Beast), y sobretodo El Rey León (The Lion King) la encumbraron a lo más alto del olimpo cinematográfico, pero como todo evoluciona, un buen día, llegaron unos pequeños juguetes capitaneados por unos tales Buzz y Buddy, y pusieron el sector patas arriba. El resto de la historia, pues ya la sabéis.

En fin, una página de la historia de Disney que se cierra y que forzosamente ha de dar paso a nuevas propuestas y nuevas formas de entretenimiento.

Fuente: Extracine