Emmys 2014 – El doctorado de Breaking Bad

Bv8caq-IUAAZPuP

Pasó el lunes por la noche y los Emmys ya son historia. Unos premios que pasarán a la historia por se la última vez que veremos sobre un escenario a Bryan Cranston y Aaron Paul recogiendo premios por la magnífica Breaking Bad.

Precisamente fue esta última la gran triunfadora de la gala (una vez más). Su premio como Mejor Serie de Drama se daba casi por sentado. Únicamente tenía la amenaza de True Detective, una amenaza que al final quedó en la nada. Esto se hizo patente en la categoría de Mejor Actor de Drama, un premio que todos le dimos antes a Matthew McConaughey (porque dábamos por sentado que este era SU año) y que al final se llevó con todo merecimiento el gran Bryan Cranston.

El rodillo de Breaking Bad no quedó ahí ya que Aaron Paul se alzó con el galardón a Mejor Actor Secundario de Drama nuevamente. Y lo hizo pasando por delante del gran Peter Dinklage (Game of Thrones) o de John Voight (Ray Donovan). Quien también se llevó el gato al agua Anna Gunn, arrebatándoselo de la misma cara a la gran Christine Baransky, que parece que nunca va a ganar (una pena).

Fue en la única categoría de drama en la que Breaking Bad no optaba a nada donde saltó una de las grandes sorpresas de la noche (no para mi, ya que había apostado por ella). Julianna Marguiles se alzaba con el galardón a Mejor Actriz de Drama por delante de la que para muchos era la gran favorita Robin Wright (House of Cards) y más sabiendo que venía de ganar el Globo de Oro meses atrás. Pero es que Alicia es mucha Alicia, y esta temporada ha sido, con diferencia, la mejor de toda la serie y por qué no decirlo, la mejor temporada de toda la temporada televisiva. Y eso para una serie de network es mucho decir.

Donde no hubieron prácticamente sorpresas fue en las categorías de comedia. Modern Family volvió a triunfar por quinto año consecutivo. A este paso, no cuantos records más va a romper. De momento anoche rompió el de Frasier al igualarla con 5 galardones.

La verdad es que no aposté por ella porque considero que la comedia de Christopher Lloyd y Steve Levitan está dando signos de agotamiento, pese a tener episodios memorables. A mi juicio, hay comedias como Veep que están en mucha mejor forma que la mencionada, pero bueno, bien es sabido que a los académicos les encanta la comedia de nuestra familia “moderna”.

El reinado de Modern Family solo se vio prolongado en la categoría de Mejor Actor Secundario de Comedia en la que Ty Burrell se alzó con el premio (yo la verdad es que no aposté por él), un premio completamente merecido.

Aparte de los resabidos triunfos de Modern Family y Breaking Bad, la noche de ayer sirvió para coronar a la que es una de las reinas (si no la reina) de la comedia actual. Julia Louis-Dreyfus se llevó el Emmy a la Mejor Actriz Principal en Comedia por su tremenda interpretación de Vicepresidenta Selina Meyer en la comedia de la HBO Veep.

Otro que volvió a triunfar, y la verdad es que ya he perdido la cuenta, fue Jim Parsons, que se hizo de nuevo con el Emmy al Mejor Actor Principal en Comedia por su excelente interpretación de Sheldon Cooper en The Big Bang Theory. Una comedia que, podrá tener muchísimos detractores, pero al fin y a al cabo funciona. Es más arrastra masas y masas de gente semana tras semana.

MINISERIE Y PELICULA PARA TELEVISIÓN

Aquí la verdad es que pocas sorpresas. El galardón a Mejor Miniserie se lo llevó, como no podía ser de otra manera, Fargo. La magnífica continuación / spin-off de la película de los Cohen se ha alzado como una de los seriones de la temporada.

En cuanto a la categoría de Mejor Película para Televisión, el premio fue, como era de esperar, para la película de Ryan Murphy The Normal Heart.

En cuanto a las categorías de actores, Benedict Cumberbatch se hizo con el premio por Sherlock, Martin Freeman por Fargo y Jessica Lange (de nuevo) y Kathy Bates por American Horror Story: Coven.

Y hasta aquí todo que dio de si la gala en cuanto a premios.

Por cierto, aquí os dejo mi porra realizada el día de ayer. Fallé con Cranston, Peter Dinklage, Ty Burell y Modern Family (puse que ganaba Veep). No está mal… 😛

@HugoBlanes

Emmys 2014 – Mi porra

bsl-2014-1180x520

“Nunca es tarde si la dicha es buena”, o eso me decía mi abuela. La verdad es que tras meses con el blog “abandonado” quiero retomar mi actividad y qué mejor manera que haciendo mi propia porra de lo que creo que pasará esta noche en la gala de los Emmys.

Mi predicción deja de lado el corazón, pese a que alguna reflexión reivindicativa caerá en alguna de las categorías (disculpad por ello si no os gusta, pero al fin y al cabo, esto es un blog de opinión).

Por cierto, esta porra es SOLO de la parte de series de televisión. Dejo de lado las miniseries porque solo he visto Fargo y no puedo opinar sinceramente.

Vamos primero con las categorías de DRAMA.

MEJOR SERIE DE DRAMA

emmy_2014_1

Yo apuesto por Breaking Bad. La brillante serie de Vince Gilligan merece el reconocimiento final a una serie que ya es historia de la televisión. Unicamente el huracán llamado True Detective podría privarla de dicho reconocimiento, pero también es cierto que en mi opinión, el “efecto True Detective” poco a poco se va diluyendo, en parte porque este año está siendo muy prolífico en cuanto a seriones se refiere.

El resto de nominadas tendrán que conformarse con el “honor” de haberlo sido. Eso si, lo que me parece insultante es la ausencia de The Good Wife (en la que ha sido su mejor temporada), pero eso ya es otro cantar.

MEJOR ACTOR DE DRAMA

emmy_2014_2

Pocas dudas de que Matthew McConaughey se va a alzar con el galardón. El 2014 está siendo su año en todos sus sentidos y en los Emmys no iba a ser menos.  Su tremenda interpretación del enigmático detective Rust Cohle le valdrá el galardón, seguro. Además, bien es sabido el gusto de los académicos de televisión en premiar a actores de cine “infiltrados” en el medio.

Aquí ocurre exactamente lo contrario que en la anterior categoría ya que de no ser por el “huracán McConaughey” estoy completamente seguro de que el gato al agua se lo hubiese llevado el genial Bryan Cranston por su ENORME interpretación de Walter White en Breaking Bad. En su contra tiene, aparte de lo ya mencionado, que hace relativamente mucho tiempo que su serie terminó y la memoria de los académicos es muy efímera.

MEJOR ACTRIZ DE DRAMA

emmy_2014_3

Esta es sin duda una de las categorías más disputadas, en mi opinión, pero si he de decantarme por una, esa sería sin duda Julianna Marguiles. Alicia Florrick ha sido la reina indiscutible de la temporada, que junto a su serie, The Good Wife, ha sido de lo mejor del año. Además, su cambio de registro y evolución a lo largo de la temporada merecen ser premiados si o si.

Su máxima rival sin duda es Robin Right por su papel de la calculadora Claire Underwood en la entretenida House of Cards. A su favor cuenta con que ya se hizo hace algunos meses con el Globo de Oro por dicho papel.

El resto de candidatas las veo en otra liga. Unicamente sobresale mi querida Lizzy Caplan, que en otras circunstancias sería una de mis favoritas, pero que con el nivel de este año, no le veo ninguna posibilidad. Las otras, Claire Danes, Michelle Dochery y Kerry Washington (esta última es insultante que esté siquiera nominada), nada de nada.

MEJOR ACTOR SECUNDARIO DE DRAMA

emmy_2014_4

Yo apuesto por Peter Dinklage. Su tremenda actuación como Tyrion Lannister en Juego de Tronos bien le vale el galardón. Además, esta temporada ha sido la de su lucimiento particular gracias en parte a ese magnífico monólogo durante su juicio. Sin duda, el momento de la temporada (y uno de los mejores de la serie).

La verdad es que Peter no lo tiene fácil ya que cuenta con pesos pesados como Aaron Paul, que también podría alzarse con el premio a modo de despedida de la serie, o John Voight, muy del gusto de los académicos por su condición de estrella de Hollywood, tienen posibilidades.

MEJOR ACTRIZ DE DRAMA

emmy_2014_5

Si tengo que elegir con la cabeza, elijo a Anna Gunn, y si tengo que elegir con el corazón me decanto por Christine Baransky.

La primera porque su interpretación en los ultimos episodios de Breaking Bad es sencillamente sublime y la segunda porque ella es la CLASE en The Good Wife, y porque a raiz de los acontecimientos de este año en The Good Wife, ha sacado a relucir sus mejores artes.

El resto de actrices noninadas, la verdad es que no lo veo. La nominación de Lena Headley la veo ya en si como un premio, mientras que las nominadas de Downton Abbey, simplemente no están a la altura, al igual que la serie, que durante su cuarta temporada ha dado un bajón de calidad considerable. Por último, la entrañable Christina Hendricks ha pasado completamente desapercibida por lo que ni siquiera entiendo su nominación.

Dejamos el drama y pasamos a la COMEDIA.

MEJOR SERIE DE COMEDIA

emmy_2014_6

Para muchos Orange is the New Black es la indiscutible favorita, pero yo apuesto todas mis cartas por Veep. Ha sido mi último descubrimiento y la verdad es que su última temporada es memorable. Es sin duda mi opción más firme para destronar a Modern Family.

No creo que The Big Bang Theory se alce con el galardón (algo que si que ocurrirá en otra categoría que ahora veremos), pese a ser una de las favoritas tanto de público como de parte de la crítica (esto último la verdad es que no lo entiendo).

MEJOR ACTOR DE COMEDIA

emmy_2014_7

No es mi opción preferida pero estoy casi seguro de que Jim Parsons se alzará de nuevo con el galardón. Él, junto a Kaley Coucco, son The Big Bang Theory, y su personaje de Sheldon Cooper es tan brillante como cargante.

En un mundo justo, Louis CK debería ganar, pero ya sabemos que eso no va a ocurrir ya que su serie es considerada “minoritaria” y no arrastra tanta audiencia como la serie de los científicos frikis.

MEJOR ACTRIZ DE COMEDIA

emmy_2014_8

Julia Louis-Dreyfus, así, sin más. Ella es Veep, ella es Selina Mayer, ella es todo. Su única rival podría ser Taylor Schilling por la sobrevalorada Orange is the New Black, pero yo creo que no tiene nada que hacer frente a este MONSTRUO de la comedia.

El resto de candidatas, pues en otras circunstancias, este punto se hubiera convertido en un alegato en defensa de Amy Poehler por Parks and Recreation, pero creo que su Globo de Oro fue el máximo galardón que obtendrá esta fantástica reina de la comedia. Del resto, Lena Dunham, Edie Falco y Melissa McCarthy, nada de nada.

MEJOR ACTOR SECUNDARIO DE COMEDIA

emmy_2014_9

Mi apuesta va para Tony Hale y su tremenda interpretación del pelota Gary en Veep, que en su tercera temporada alcanza su máximo esplendor. Únicamente Ty Burrel lo veo con posibilidades de ganar en el caso de que Hale no lo hiciera, pero como ya tiene uno, pues no creo que gane.

También seria hora de que reconocieran el grandísimo papel de Jesse Tyler Ferguson en Modern Family, pero no creo que este sea su año.

MEJOR ACTRIZ SECUNDARIA DE COMEDIA

emmy_2014_10

Tengo pocas dudas de que será Allison Janney quien ganará. Su papel en Mom sustenta toda la serie. De hecho, creo que sin ella, estaríamos hablando de que Mom es una comedia “sin más”.

Sus más directas competidoras son Julie Bowen por Modern Family y Anna Chlumsky por Veep. La primera ya tiene uno por este papel por lo que no creo que repita, pese a que Claire es adorablemente divertida (memorable es su episodio de los piojos). La segunda ha sabido quitarse de encima el “sambenito” de ser la chica mona que salía junto a Macaulay Culkin en My Girl (1991) y su innecesaria secuela.

Y hasta aquí mis predicciones. Mañana veremos cuantas categorías he acertado…

Hasta mañana!

@HugoBlanes

Netflix y la nueva forma de consumir televisión

netflix

No cabe duda de que la irrupción de los servicios de suscripción de contenidos audiovisuales a través de Internet, con Netflix a la cabeza y Hulu o Amazon Prime tras su estela, están cambiando la forma de consumir televisión. Al menos en los países en los que dichos servicios están disponibles (lamentablemente, España sigue siendo el tercer mundo audiovisual).

Pero más allá de su oferta o de su precio, quiero centrar mi reflexión en la manera que tiene Netflix de “publicar” sus series de producción propia.

Hasta hace relativamente poco, la única* manera de seguir una serie de televisión era aceptar las reglas de emisión de cada cadena y esperar semana tras semana a que se estrenara un nuevo episodio. Esto lleva también implícito el sufrir los temidos y odiosos parones de emisión. Ya sean series de cadenas generalistas (o networks) o de cable, cada episodio se emite semanalmente hasta que llega al final de una temporada. Esto es aplicable tanto al que ve las series “en directo” en la televisión, el que las compra en algún servicio de subscripción o el que las “compra” a través de otros medios.

Todo esto cambió con la entrada en el negocio de la producción propia de la famosa plataforma de video bajo demanda Netflix el año pasado cuando decidió producir una última temporada de la comedia Arrested Development y estrenarla toda del tirón el mismo día. Es decir, el día señalado por Netflix para estrenar la temporada, la publicaron completa. 15 episodios disponibles para que el espectador los vea cuando y como quiera. Esta maniobra se volvió a repetir con el estreno de la versión americana de House of Cards y hace un par de semanas, concretamente el 14 de febrero, volvió a suceder con el estreno de su segunda temporada de dicha serie (por cierto, muy recomendable).

house-of-cards-netflix

En el caso de la segunda temporada de House of Cards, no han sido pocos los que la han devorado en cuestión de horas. Se dice por medios no oficiales, porque la empresa no suele dar datos de audiencias, que el 2% de los abonados vio la temporada completa el mismo fin de semana de su publicación. Eso significa que esas personas estuvieron 13 de las 48 horas que dura un fin de semana, delante de la tele. Mi caso ha sido bastante similar porque hace un par de semanas que empecé a ver la serie y en cuestión de días terminé la primera temporada y ahora me dispongo a devorar la segunda en el menor tiempo posible.

Esta historia tiene toda la pinta de repetirse con el próximo 6 de junio con el estreno de la segunda temporada de Orange is the New Black, en la que se cree que ese dato se verá superado.

¿Cual es el problema? A mi entender, son pocos los contras y muchos los pros de esta manera de emisión, pero entre los contras que encuentro está el de tener que esperar todo un año para disfrutar de la siguiente temporada. Imaginaos por un momento que la HBO decidiera hacer lo mismo con Game of Thrones y publicara el día del estreno la temporada entera. Está claro que yo no dormiría durante varios días pero, el tiempo de espera entre temporada y temporada sería eterno.

Sea como fuere y dejando el romanticismo de la espera entre temporadas a un lado, creo que estamos ante una nueva forma de consumir televisión y sin duda es un aliciente para el espectador que, de esa manera, puede hacerse su propia parrilla seriéfila semanal. Una nueva forma a la que creo fervientemente que va a acabar con el “viejo modelo” de publicación/emisión semanal. Una vez más se demuestra que la difusión por internet es el futuro.

¿Vosotros que opinais? ¿Creéis que estamos ante una nueva televisión?

Los Oscar 2013 ya son historia. Argo gana y Lincoln pierde.

Oscars-2013

La 85 ceremonia de entrega de los premios de la Academia de Hollywood, los Oscar, ya son historia. Lo hacen cumpliendo prácticamente todos los pronósticos y dejando muy poco espacio para las sorpresas.

Por cantidad de estatuillas, Life of Pi (La Vida de Pi) ha sido la cinta más laureada con cuatro premios (Mejor Dirección, Efectos Visuales, Cinematografía y Banda Sonora Original), le siguen con tres Argo (Mejor Película, Guión Adaptado y Edición) y Les Misérables (Mejor Actriz Secundaria, Sonido y Maquillaje) y queda con solo dos Lincoln (Mejor Actor Principal y Diseño de Producción).

Argo

A grandes rasgos, y sin haber una clara vencedora, podemos concluir que Argo (y Ben Affleck) ha ganado si particular batalla con Lincoln (y Spielberg). Y es que como se esperaba (al menos yo lo esperaba), la cinta del Rey Midas de Hollywood ha recibido un buen varapalo en las categorías importantes. Solo el premio de Daniel Day-Lewis, con su fantástica interpretación de Abraham Lincoln, parece salvar los muebles, pero es que ese estaba más que cantado.

Como ya hemos mencionado, Argo se ha llevado el premio a la Mejor Película del año. Cantado pese a no ser la mejor película, si que ha sabido ser la más mediática. Ang Lee por su parte se ha llevado el premio a Mejor Director del año en detrimento de Steven Spielberg, uno de los favoritos de la noche.

Lawrence

En cuanto a los premios en interpretaciones, pocas sorpresas. Jennifer Lawrence se ha alzado con el premio a Mejor Actriz Principal por su papel en la sobrevalorada Silver Linings Playbook (El Lado Bueno de las Cosas). En mi opinión, se les fue la mano con las nominaciones con esta película, que si bien está bien, no pasará a la historia. Entrando en las categorías de interpretación secundaria, Anne Hathaway ha cumplido todos los pronósticos y se ha llevado el galardón por su (breve) papel en Les Misérables. Seamos sinceros, sale poco, pero el trozo que sale, hace que se te pongan los pelos de punta. Por último, la que para mi ha sido una de las pocas sorpresas de la noche, el premio de Mejor Actor Secundario para Christoph Waltz por su interpretación en Django Unchained (Django Desencadenado). Yo tenía más o menos claro que se lo iban a dar a Tommy Lee Jones.

Dejamos las categorías de interpretación y destacamos los premios de Quentin Tarantino y Chris Terrio por los guiones de Django Unchained y Argo. El primero original y el segundo adaptado. Dos premios cantados y merecidos.

Adele

En el apartado musical, también pocas sorpresas (me aburro). Adele y su chorro de voz han cautivado a la Academia y por ello se ha llevado el premio a la Mejor Canción por Skyfall, tema para la película del mismo nombre. Os dejaría el video con su actuación, pero de momento, el canal oficial de los Oscars de YouTube no ha publicado ningún video de la gala de anoche (y los que hay por la red, duran menos de un suspiro). El premio a la Mejor Banda Sonora se lo ha llevado Mychael Danna por su composición para Life of Pi (La Vida de Pi).

Brave

Mi decepción en la categoría de Mejor Película de Animación, ya que yo apostaba por Wreck-it Ralph! (Disney), pero he de reconocer que en conjunto Brave (Disney/Pixar) es mejor. Una lástima, porque era una oportunidad única para premiar a una película que homenajea de una manera tan deliciosa el mundo de los videojuegos.

Terminamos este repaso por las categorías principales con otro premio entregado antes de pisar la alfombra roja. Amour se ha llevado el galardón de Mejor Película de Habla No Inglesa haciendo valer todos los pronósticos.

En resumen, una ceremonia de los Oscar que no pasará a la historia por sus sorpresas ya que estaba casi todo dado antes de la ceremonia, y en la que su presentador, Seth MacFarlane, ha sido de lo mejor de la velada. Algunos dicen que superando incluso al genial Billy Crystal. Está claro que el humor irreverente de MacFarlane bien acompañado por su fiel escudero Ted están de moda.

Ben Affleck después de Argo

Ben-Affleck

Todavía queda pendiente la entrega de los premios Oscar y Argo ya es la gran triunfadora del año 2012. Pese a la ausencia de Ben Affleck entre los nominados a mejor director, la candidatura de mejor película parece un desafío que pone en un aprieto a los académicos. Desde Paseando a Miss Daisy no ocurría algo así y si finalmente (como todos auguran) gana el Oscar a la mejor película, será un peldaño más el que habrá subido Affleck. Y desde ese escalón reservado a los grandes, la perspectiva cambia.

Tras el éxito de los Globos de Oro, Affleck se desprendió de su participación en Focus junto a Kristen Stewart, donde ambos serían timadores profesionales. Con educación y alabando el proyecto, afirmó que pese a la ilusión que le daba participar en el mismo iba a ser imposible por motivos de agenda. Sinceramente lo veo como una burda excusa. Ha subido, mucho. Y cuando tienes a todos los que con anterioridad te habían tildado de petardo comiendo de tu mano, la perspectiva cambia. Y tanto que cambia.

Lo que ahora pretende acometer no es moco de pavo, pero bien mirado, si ha logrado crear un peliculón como Argo va a ser verdad que el tipo es muy bueno en lo suyo. Solo asusta observar casos anteriores como el de Kevin Costner o Mel Gibson. Tras Bailando con lobos y Braveheart, se pegaron un buen traspiés. Bueno, no seamos agoreros.

En un futuro cercano empezará con el rodaje de Live by Night, basada en la obra de Dennis Lehane y en el que ya se inspiró para Gone Baby Gone (su debut como director). Será una cinta ambientada en el Boston de los años veinte durante la Ley Seca y con un protagonista (Affleck) policía y corrupto. Dirigirá, escribirá y producirá. En la producción le acompañarán Matt Damon y Leonardo DiCaprio. Éste último en teoría también iba a participar como co-protagonista. El comunicado que realizó DiCaprio en el que aseguraba que abandonaba la interpretación durante un tiempo, acaba con esta posibilidad. Tiempo al tiempo.

Tenemos pues la vista puesta en este director, actor y guionista que ha logrado quitarse de encima el estigma que arrastraba desde los años 2003 y 2004 cuando concadenó fracasos de taquilla y mezcló su oficio con el papel couche. Posiblemente su futuro esté en la dirección donde ha sacado muy buenas notas, y en lo que respecta a la actuación, quién sabe. También puede sorprendernos bordando algún papel. El tiempo lo dirá.

@balaguerdiaz

Carey Mulligan. ¡Ojito con esta señora!

carey mulligan

Hace unos cuantos años me enamoré de una película, Pride and Prejudice. De ella en su totalidad. Su música (Dario Marianelli), sus personajes (Elizabeth Bennet, el Sr. Darcy o incluso el apestoso Sr. Collins). Todo sea dicho, soy admiradora de Jane Austen.

2Y recuerdo de aquella película un personaje que me ponía de los nervios. Era el de la hermana pequeña de Elizabeth, Kitty. Esta Kitty cargante, tontaina y algo torpe interpretada por Carey Mulligan. Incoscientemente, atribuí a la actriz las características del personaje y eso es bueno. Porque tiempo después, pese a aborrecerla, descubrí que su primer papel fue ese y logró el propósito que tenía en mente. Resultar ser una auténtica plasta sin apenas tener diálogo, hacer que lo creyese hasta el punto de no distinguir si ella era Kitty o Kitty era ella. En fin, dejo estas divagaciones de ir por casa y me centro en lo que deseo. Expresar mi admiración por esta mujer que por detrás, sin hacer ruido y seleccionando muy bien los papeles, se ha transformado en una actriz entera.

Si su debut cinematográfico fue con la historia de las hermanas Bennet en 2005, dos años más tarde siguió con otra trama romántica de Jane Austen en Northanger Abbey. Los líos de faldas tras el escondite encorsetado de la época tejen las relaciones y los intereses económicos marcan las decisiones. En esta película para televisión fue Isabella, personaje mucho más maduro, con más peso y por supuesto sustancia. Manipuladora, escarba por donde puede para garantizarse un matrimonio que la saque del destino de solterona sin fortuna. Carey Mulligan había crecido y su peso interpretativo afloró con esa sonrisa tan suya, picara y cínica a partes iguales. 

Le siguió en el mismo año, And When Did You Last See Your Father?, bonita película de reencuentro familiar donde interpretó un personaje muy secundario, pero su identidad ya bien delineada daba un paso hacia adelante alejándola del rol victoriano. Y es ahí donde en mi opinión, Carey Mulligan comienza su labor selectiva de personajes. Sin prisa pero con tino, escoge bien.

Greatest.jpg__1270757494_8106

Y de nuevo han de pasar dos años más para en el 2009, comerse el año con cuatro títulos. Comenzó con The Greatest. En un dramón elegante, su primer papel protagonista junto a Pierce Brosnan y Susan Sarandon, ya se movía solita y con soltura frente a fuertes compañeros. La calidad del filme quedó en entredicho, siendo comparado más con un telefilme de sobremesa que con el drama familiar que pretendía ser. No obstante, Carey Mulligan como he dicho, ya andaba sola y sin ayuda.

Siguió con An Education, Enemigos públicos y Brothers. En An Education, soberbia toda ella. Narraba la historia de una joven de colegio privado que acaba con el consentimiento familiar unida a un hombre mayor y rico. Le regala el placer de AnEducation3ver mundo y cuando descubre su engaño pretende echar marcha atrás. Venciendo obstáculos logra al fin volver a lo que debía haber sido su vida, la de una estudiante universitaria con una rutina de muchacha y no de mujer adulta. Por este personaje, el de Jenny, fue nominada a los Oscar, Globos de Oro e incluso ganó el premio Bafta como mejor actriz . Pero en ningún momento se pudo apreciar un boom “Carey Mulligan”, como suele ocurrir cuando una estrella emergente da la nota. Sinceramente creo que es lo mejor que ha podido sucederle. Tanta verbena suele machacar más que ayudar.

Llegó el 2010 y fue parte importante del reparto de una secuela que dividió a la crítica, Wall Street 2: El dinero nunca duerme, donde unos hablaban de una excelente continuación y otros la alejaban del potencial de la primera. En ella fue la hija de Michael Douglas y compartía título con Shia LaBeouf. Carey Mulligan a las órdenes de Oliver Stone cumplía. Y siguió cumpliendo como protagonista con su amiga de la época de Pride and Prejudice, Keira Knightley en Never Let Me Go. Un drama distópico donde ambas interpretan junto a Andrew Garfield a unos especímenes creados en un laboratorio entre los que surge un extraño triángulo sentimental.

Drive-Promo-pic-carey-mulligan-24329806-720-478

Entre títulos y argumentos variopintos está el secreto del encanto de esta mujer. Personajes clásicos, contemporáneos, dramáticos, cómicos, futuristas y en el 2011, de acción. Con Drive giró la tuerca completamente. Junto a Ryan Gosling protagonizó esta cinta premiada con la mejor dirección (Nicolas Winding Refn) en Cannes y nominada en los Oscar, Globos de Oro, Bafta o César. La crítica encumbró el concepto que suponía esta historia y la forma de plasmarla. Y Shame siguió con el impacto sobre la crítica. Ambas (Drive y Shame) fueron citadas por la crítica como los mejores títulos del año y en las dos, Carey Mulligan protagonizaba la historia. En Shame descubríamos a una Mulligan hermana de un adicto al sexo (Michael Fassbender) en una cinta devastadora y dura, pero de una calidad y densidad sublime.

Y llegamos al 2012. Cambio de año y giro radical de rol. Protagoniza junto a Leonardo DiCaprio el remake de El Gran Gatsby. Les dirige Baz Luhrmann y será estrenada en 2013 finalmente. En ella interpreta el inolvidable personaje que en su día defendió Mia Farrow, pero esta vez desde la perspectiva del director de Moulin Rouge. Otras películas donde veremos a Carey Mulligan son My Fair Lady, On Chesil Beach y Inside Llewyn Davis. Tres títulos que suenan a roca maciza. Los dos primeras están en fase de producción y la tercera es el último trabajo de los hermanos Coen. Ha pasado por Sundance y se la espera en Cannes.

Tras este repaso a la filmografía de una joven de 28 años, una solo puede pensar ¿qué será lo siguiente?. Con su buen tino para escoger papeles y su don divino para interpretarlos, esperemos sentados a disfrutar de buen cine con esta chica, que no está de moda, que no es celebrity y que de su vida poco sabemos. Tal vez eso sea lo que la hace seguir por donde debe y no la aleja de ese sendero reservado para los grandes.

99ac8ba_gatsby

@balaguerdiaz

¿Que ha ocurrido con los estrenos de otoño 2012?

Ya ha pasado casi un mes del recién estrenado 2013. Los estrenos de la mid season nos están llegando poco a poco. Series como The Following, House of Cards, The Carrie Diaries o The Americans son series que nos están llegando estos días. Eso si, algunas con más fortuna que otras. Pero, ¿que ha ocurrido con los estrenos del pasado otoño? ¿Realmente son tan flojos para que únicamente sepamos algo de ellos cuando la han cancelado? Hagamos un repaso (muy personal) por algunas de las series que se estrenaban allá por septiembre del año pasado (2012), que empecé a verlas y que algunas se han quedado en el limbo.

Revolution

Revolution (NBC). La cadena puso toda la carne en el asador en promocionar un producto destinado a devolverle ha hegemonía perdida tras numerosos fracasos. La verdad es que no pintaba mal. Un futuro post apocalíptico en el que la electricidad ha dejado de existir y la humanidad, tal y como la conocemos, ya no existe.

Con un piloto bastante bueno, la serie fue diluyéndose episodio tras episodio. Una lástima, porque la premisa inicial era muy interesante. Pese a mantener unos más que buenos índices de audiencia, la serie no me ha conseguido enganchar, es más, después de cinco episodios, dejé de preguntarme por qué no había electricidad y la abandoné. Para mi, la serie había perdido el rumbo y se había convertido en una especie de Lost familiar. No la echo de menos, y dudo que la retome en épocas con menos cantidad de series.

Go On!

Go On! (NBC). La serie suponía el enésimo regreso de Matthew Perry a la televisión tras los fracasos de Studio 60 (audiencias) y de Mr. Sunshine (de todo). Como punto de partida, la serie no empezaba mal. Perry interpreta a un locutor de radio que acaba de perder a su esposa en un accidente. Por ello, y pese a sus reticencias iniciales, la empresa le obliga a seguir una terapia. A partid de aquí, pues Chandler Bing Matthew Perry en estado puro. Para lo bueno y para lo malo.

La he abandonado por una razón, me he dado cuenta de que quien me gusta es Chandler Bing, no Matthew Perry, y pese a que me recuerde poderosamente a él, no consigue que me olvide del fantástico protagonista de Friends.

Arrow

Arrow (The CW). Sinceramente, de primeras esta especie de spin off (sin serlo) del personaje aparecido en Smallville, no me llamaba nada la atención. Fue a partir de ver las promos cuando despertó en mi cierta curiosidad. Era una serie de la CW (con todo lo que ello implica), pero que no parecía de la CW, al menos, sobre el papel.

No escarmiento con la CW. Tras un episodio piloto que podemos catalogar como brillante (y más teniendo en cuenta la cadena), la serie para mi, no ha sabido mantener el nivel, algo por otro lado previsible viendo el derroche de medios del primero. Además, ese tono serio que tenía en el piloto, va edulcorandose poco a poco (sin ser escandaloso). En mi opinión, a la serie le está saliendo la vena CW, es decir, se está convirtiendo en una Gossip Girl de superhéroes (si, ya se que exagero, pero lo veo así).

Pese a todo, todavía veo algún episodio de vez en cuando. Eso si, no los sigo con la puntualidad de otras.

666 Park Avenue

Last Resort (ABC) y 666 Park Avenue (ABC). Que lástima! De verdad. Dos de las series que más había promocionado la ABC y que contaban con dos pilotos bastante interesantes, pese a la alocada inverosimilitud de Last Resort. Empecé a verlas y, pese a no ser brillantes, ambas series se dejaban ver.

¿Que ocurrió entonces? La noticia de su cancelación y pese a que en el caso de Last Resort, el final ha sido cerrado, dejaron de tener interés. Lo dicho, una lástima porque ambas series tenían mucho potencial, especialmente la protagonizada por Terry O’Quinn (Lost).

Después de este breve repaso por algunos de los estrenos del pasado otoño, ¿que podemos deducir? En mi opinión este año ha existido poca química entre las series nuevas y la audiencia. Si a ello le unimos que las propuestas, no son muy novedosas que digamos, lo que tenemos es que la mayoría de la gente (entre los que me incluyo), ha preferido seguir las series consolidadas y dar la espalda a las nuevas propuestas. Unicamente Revolution parece aguantar el tirón de las audiencias, pero ojo, recordemos que se encuentra en medio de un tremendo parón de tres meses. Yo apostaría a que este hecho le va a perjudicar sin lugar a dudas.

Lo que queda claro es que las cadenas más generalistas, las conocidas como “networks” necesitan urgentemente hacer autocrítica y buscar nuevas ideas, ya que de rentas se vive, pero no para siempre.